Suscríbase a nuestro boletín

El diálogo como oportunidad

El justo equilibrio entre saber escuchar y hablar es producir el diálogo.


Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Sintonizar con calidad es fundamental para el diálogo en democracia. Escuchar requiere no interrumpir. Conviene preguntar para entender más a fondo. Para responder, se necesita pensar con tiempo. Tampoco se vale cambiar de tema cuando un grupo conversa sobre un asunto. No es conveniente tomar todo en serio, pues en muchas conversaciones se dicen ocurrencias, disparates y frases sin sentido. El justo equilibrio entre saber escuchar y hablar es producir el diálogo.

Las conversaciones positivas, bien regladas, descubren ideas, amplian horizontes y permiten conocer a las personas.

La inteligencia de ceder. El diálogo permite a la persona y a la sociedad orientar sus objetivos y emprender soluciones. Hay que respetar a las personas y lo que ellas expresan, aunque no estemos de acuerdo. Con la mirada y la actitud, es posible iniciar un acuerdo. Las imposiciones y la violencia no llevan a un diálogo respetuoso, sino que lo interrumpe.

El diálogo se confunde cuando no nos preparamos bien, cuando no existe una verdadera respuesta, todo esto es fundamental para encontrar soluciones para nuestro país. Pero cuidar el diálogo da inicio en las actitudes positivas. Los sabios ocultan su saber, la boca del necio anuncia confusión (Pr. 10.14).

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Categorías




Buscar

La esperanza

Algunos definen el fin de la sociedad como una caída libre en un guindo. Todo país requiere esperanza. Tenemos la capacidad de ordenar metas, construir ideales y vivir con esperanza. El ser humano se crece ante la dificultades, por ello todos tenemos capacidades que no conocemos, que están allí, pero que saltan de la nada, forman parte de la esperanza y de capacidades desconocidas.

No podemos tener una mentalidad de pasividad. Los cambios que necesita el país requieren la participación de todos, no importa el partido político. Esto precisa un temple para enfrentar huracanes y para sacar adelante trabajos, con fuerza interior que a veces es más fuerte que los elementos materiales.

Tenemos en nuestro país agricultores que han volcado montañas y han sabido emprender proyectos, aparentemente increíbles, lo que les permitió avanzar por su capacidad interior de sobreponerse a la adversidad.

Esta última opción, cuando las cosas se ponen difíciles, tenemos que tener una inmensa capacidad de emprender, que es la virtud de los valientes, que se enfrentan desde el silencio, con la adversidad.

Los cambios del país requieren trabajar bien, con puntualidad, mantener la serenidad en la vida familia y levantar el ánimo de nuestros conciudadanos en las normales dificultades de la vida.

Deje un comentario



Excelente


Responder 2018-09-26 14:18:15